¿Cómo vencer a la ansiedad con la Palabra de Dios?

En estos tiempos post-pandemia donde ha reinado el temor en los corazones de muchas personas, es cada vez más frecuente conocer personas que han luchado o están luchando con ansiedad, que aún en tiempos de pandemia tuvieron por primera vez un ataque de pánico, sin saber qué era eso que estaban enfrentando por primera vez en sus vidas. Sin embargo, quiero decirte que hay solución, que hay sanidad en el nombre de Jesús, y por eso hoy voy a compartir contigo cómo vencer la ansiedad con la Palabra de Dios y la oración de una vez por todas. 

Esto que compartiré contigo, lo comparto desde mi propia experiencia cuando luche contra la ansiedad. Donde en algunos momentos tuve ataques de ansiedad, y sentí que perdía el control de mi mente. Fue una experiencia sumamente difícil, pero también una experiencia donde Dios me habló mucho sobre lo que enfrentaba, sobre su bondad, y su poder para ser libre de la ansiedad, y donde Dios me llevó a decidir después de un ataque de ansiedad, que ese sería el último ataque de ansiedad que tendría, y así fue.

Descargo de responsabilidad: Por favor ten presente que esto parte desde mi experiencia y en ningún momento este artículo pretende reemplazar la ayuda profesional

como vencer la ansiedad con la biblia

¿Por qué se da la ansiedad si estamos en Cristo?

Lo primero que quiero decirte es que la asiedad no es una enfermedad (visto desde la neurociencia), es una respuesta del cuerpo ante un evento traumático, o la acumulación progresiva de estrés. Es una forma de nuestra mente de decirnos que hay algo que debemos resolver en nuestra vida. Podríamos decir que es un llamado de atención de nuestra mente para cambiar nuestra forma de enfrentar las situaciones.

En mi caso, me di cuenta que llevaba una vida de mucho estrés sin darme cuenta; hasta que Dios empezó a hablarme sobre soltar responsabilidades que tenía.

Durante la pandemia, puede ser que te hayas expuesto en gran manera a noticias sobre el virus y diversas situaciones en tu país. Y cuando nos llenamos de malas noticias, es normal que nuestro cuerpo acumule estrés, más aún cuando son situaciones que no están en tus manos cambiar, y que te hacen sentir como la víctima de toda su narrativa. Es por eso que si este es tu caso, te recomiendo no ver noticias en lo posible, limitarlos quizás a unos 5 minutos al día para que estés al tanto de lo que ocurre en tu país / ciudad y listo.

En otros casos, podemos haber enfrentado momentos traumáticos en nuestra vida, por lo que te recomiendo que le pidas ayuda al Espíritu Santo para que te revele si este es tu caso, y si ya lo sabes de antemano, que te enfoques en orar por una sanidad total de tu mente y de tu corazón. Perdona si tienes algo en contra de las personas que pudieron causar ese trauma para que así puedas sanar y ser libre de la ansiedad.

.

¿Cómo se cura la ansiedad en lo espiritual?

Quiero compartir contigo lo que Dios me enseñó en ese tiempo de lucha con la ansiedad, y cómo pude salir victoriosa de ese proceso para que así como yo vi la victoria por medio de estas verdades que el Señor me enseñó, tú también puedas hacerlo.

Dios no espera perfección de ti

A veces podemos acarrear culpa y estrés continuo porque sentimos que no hacemos bien las cosas para Dios, que podríamos hacerlas mil veces mejor, pero Dios no espera que seas perfecto, ni que lo que hagas para Él salga perfecto.

Yo no sabía que estaba luchando con esto, de hecho si alguien me hubiese preguntado si luchaba con esto, le hubiese dicho que no sin dudarlo.

Pero un día, al salir de una cita médica donde el médico me dijo que estaba lidiando con mucho estrés Dios me habló sobre este tema, fue una larga conversación, donde en su misericordia Dios comenzó a responder mis preguntas, a exponer cosas en mi corazón, y fue la primera vez que tuve una conversación tan larga con Dios con respuestas tan contundentes y tan reales; donde por primera vez sentía que era como hablar con otro ser humano que te responde a todas tus preguntas en una conversación.

Una de las cosas que Dios me dijo fue que me quitara la carga de hacer las cosas perfectas para Él, porque Él simplemente no esperaba perfección de mí, pues sabe que soy imperfecta. Y empezó a hablarme sobre Colosenses 3:23, que dice: «Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo».

Dios empezó a hablarme sobre lo que significa hacer todo como para Él, y que esto no tenía nada que ver con la perfección, sino que tenía que ver con amor. Y Dios empezó a preguntarme, si hiciera algo para agradar a mi esposo, ¿Me enfocaría en que quedara perfecto o en hacerlo con amor? Le dije que me enfocaría en hacerlo con amor. Luego, el Señor me preguntó, y el que lo hagas en amor ¿No haría que te esfuerces porque quede bien? Le dije que sí.

Luego el Señor me dijo que si me enfoco en la perfección puedo dejar por fuera el amor, pero que cuando me enfoco en hacer las cosas en amor, esto automáticamente me lleva a hacer las cosas bien, a esforzarme, aún cuando no queden perfectas, aún cuando las cosas puedan salir mal, mi corazón estaría allí para Él, y que era eso en lo que estaba interesado, en cualquier área de mi vida, en servir a mi familia, en servir a otros, en el ministerio o mi trabajo, lo importante era que mi corazón estuviese enfocado en Él.

Esto quitó un peso de encima de mí, pues no me había dado cuenta que estaba enfocada más en la perfección que en el amor. Y creo que en este mundo de comparación, donde la única clase de amor que pareciera importar es el de pareja, es fácil olvidarnos que lo más importante es hacer todo con amor… Y espero que si tú luchas con esto, puedas dejar que Dios quite este peso de tus hombros.

como ser libre de la ansiedad

La Fe Destruye a la Ansiedad

Cuando luchamos con la ansiedad, es porque se han creado en nuestra mente patrones de respuesta ante las situaciones, donde siempre nos preocupamos, y esto se vuelve como un efecto de bola de nieve, donde la ansiedad empieza a ocupar más lugar, y donde antes era una pequeña preocupación, cada vez se extiende más y más.

Pero la Palabra de Dios es un gran antídoto para la preocupación, pues aumenta nuestra fe. Y es por eso que mi recomendación en este punto es: Escucha la Palabra de Dios y declárala sobre tu vida.

La Palabra de Dios es absolutamente poderosa, y declararla sobre tu vida tiene un gran efecto, pues no son palabras o deseos de nosotros mismos, sino que son de Dios mismo, ¡El creador del universo!

Es por eso que la Biblia nos llama a renovar nuestra mente, y cuando luchamos con ansiedad, definitivamente necesitamos una renovación.

Te recomiento para esto, meditar en Mateo 6:19-34 y mi favorito, 2 Timoteo 1:7 que dice: » Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor y timidez sino de poder, amor y autodisciplina.». Lo que me lleva al siguiente punto.

La Ansiedad Viene por el Temor

Casi siempre que hablamos sobre ansiedad, podemos decir que estamos ante un espíritu de temor. Y esto no lo digo para que te sientas culpable, realmente el enemigo ha sido muy astuto, especialmente con la pandemia para sembrar temor en los corazones de las personas, y el temor abre las puertas al enemigo, pues nos asociamos con sus engaños en lugar de permanecer en fe creyendo a lo que Dios nos dice. 

Todos tenemos momentos de debilidad, y como te dije, yo luché con esto; pero en el proceso, al Dios mostrarme que luchaba contra un espíritu de temor, pude levantarme con mayor firmeza para luchar en contra de mi enemigo, pues sabía que Dios me había dado autoridad. Un pasaje que puedes revisar para esto es Mateo 16:17-20, si tú has rendido tu vida a Jesús, definitivamente tienes autoridad.

Cuando empecé a comprender que estaba luchando en contra de un espíritu de temor, continuamente recitaba 2 Timoteo 1:7 » Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor y timidez sino de poder, amor y autodisciplina.».

Este pasaje me recordaba que esto no provenía de Dios y que debía luchar. Recuerda que Efesios 6 dice que estamos en una guerra, y que nuestra lucha no es contra personas; sino contra gobernadores y autoridades de maldad, y es por ello que debemos siempre tener puesta nuestra armadura, y el temor busca desarmarnos por completo.

Si estás luchando continuamente con ansiedad y con pensamientos intrusivos, te invito a que si deseas ayuda con esto en el área espiritual, puedas agendar una sesión de liberación, puede ser de mucha bendición para tu vida, pues Dios te quiere libre.

como dejar de tener ansiedad

La Oración es Poderosa y Trae Libertad

Por medio de la oración, Dios puede traer libertad a tu vida, pues la oración es poderosa.

Mira lo que está escrito en Santiago 5:15-18: «Una oración ofrecida con fe sanará al enfermo, y el Señor hará que se recupere; y si ha cometido pecados, será perdonado. Confiésense los pecados unos a otros y oren los unos por los otros, para que sean sanados. La oración ferviente de una persona justa tiene mucho poder y da resultados maravillosos. Elías era tan humano como cualquiera de nosotros; sin embargo, cuando oró con fervor para que no cayera lluvia, ¡no llovió durante tres años y medio! Más tarde, cuando volvió a orar, el cielo envió lluvia, y la tierra comenzó a dar cosechas.»

¡Qué maravilloso! Si no conoces el poder de la oración, es momento que lo creas, es momento que decidas ser libre de la opresión de la ansiedad, que creas a la promesa del Señor Jesús de que Él llevó nuestras dolencias y enfermedades en la cruz, por lo que esa ansiedad no te pertenece.

Fue por esa realidad que pude decidir no tener más ataques de ansiedad, no por mis fuerzas, sino aferrándome a la promesa de Dios y así fue. Aunque fue un proceso un poco más largo estar al 100% nuevamente, definitivamente a partir de ese momento hubo un antes y un después, y de una manera tremenda.

Te recuerdo que en mi canal de YouTube, hago videos sobre diversos temas, pero también de oración y meditación bíblica, puedes verlos en esta lista de reproducción.

Oración en Contra de la Ansiedad

Te invito a que ores conmigo esta oración y que la hagas en voz alta. Si en algún momento sientes ganas de vomitar, de escupir, de toser, etc, persiste en oración renunciando y echando fuera todo espíritu inmundo en tu mente mientras esto sucede. Si este es el caso, esto es parte de la liberación que Dios hace.

Oración:

Padre, vengo delante de ti como tu hijo/a, creyendo que por las llagas de Cristo ya fui sanado. Te pido perdón Señor por haber creído a las mentiras del enemigo, perdón por confiar más en sus mentiras que en tu palabra, perdón por aferrarme al engaño del enemigo. Hoy renuncio a todo espíritu de temor y de engaño, y te pido Señor que me hagas libre completamente para poder caminar conforme a tu verdad. Por la autoridad que tengo por medio de Jesús de Nazareth mi Señor y Salvador, ato y echo fuera todo espíritu de temor en el nombre de Jesús, y se va ahora mismo de mi vida. Te pido Señor que me des de tu valentía, de tu poder, de tu amor y dominio propio. Guíame por tus caminos, aumenta mi fe y mi confianza en ti para poder dar pasos firmes conforme a tu voluntad y propósito en mi vida. Gracias Señor porque en ti encuentro mi libertad, en el nombre de Jesús, Amén.

Recuerda de que en caso de que sientas que sigues luchando con un espíritu de temor, puedes agendar una sesión de liberación si así lo deseas.

Artículos Sugeridos

Comparte:

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest
como estudiar la biblia

¡Bienvenido!

Mi nombre es Andrea Mijares, y comparto herramientas prácticas para que puedas vivir el Evangelio no solo los domingos, sino en cada área de tu vida, incluyendo tu matrimonio, maternidad, finanzas y más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.