¿Cómo superar el Abandono de un Padre?

Cómo perdonar a un padre ausente

¡Hola! Espero que estés muy bien. Si estás aquí es porque quieres sanar una herida profunda como lo es el abandono de un padre, y ese es el primer y más valioso paso que puedes dar. Con tu decisión ya tienes el 50% del camino recorrido, y quiero ayudarte a recorrer el 50% restante, porque Dios desea sanarte. Mi padre me abandonó, y aunque fue difícil logré perdonar a mi padre y creo firmemente en que tú también serás capaz de hacerlo.

Son muchas las personas que crecen con un padre ausente, lo que hace cada vez más difícil ver a Dios como a un Padre, porque creemos que Él es igual al que tuvimos y nada más lejos de la realidad, y en este post te voy a contar cómo perdonar a tu padre. 

Quiero decirte que perdonar a un padre no es tarea fácil porque crea una herida profunda y nos afecta de diversas maneras, pero aunque no sea fácil no es imposible y mucho menos de la mano de Dios, Él te ayudará si se lo pides.

El abandono de un padre – Mi Historia

Cuando tenía 13 años, tuve un gran deseo por conocer a mi papá; esto se lo hice saber a mi mamá porque esperaba su ayuda para encontrarlo. Doy muchas gracias a Dios porque a pesar de que mi papá nos abandonó, mi mamá nunca me habló mal de él. Si tienes a un hijo o hija pasando por esto, no le hables mal de su papá, eso solo creará más heridas.

Mi mamá habló con una amiga de la familia y lo encontró, así que me fui con ella para conocerlo. Llegó el gran día, yo quería verlo, abrazarlo y conversar con él; pero lo que más deseaba y no le decía a nadie, es que esperaba que en ese encuentro él decidiera tener una relación conmigo. Quería saber lo que era tener un papá, de esos que juegan, que salen con sus hijos, y en fin, todo lo que conlleva una relación padre-hija. Pero ese día no fue en absoluto como yo lo esperaba.

perdon a mi padre

Cuando un padre niega a su hijo

Aunque soy muy parecida a él físicamente, su respuesta fue que él no era mi papá, que muchos niños eran parecidos a él y eso no quería decir nada. Se podrán imaginar cómo quedó mi corazón en ese momento, no me salieron palabras, simplemente me fui; pero un rato después lo llamé y le dije que sabía que yo era su hija pero que él era un cobarde y colgué. Ese fue mi primer y único encuentro con mi papá.

Te cuento esto porque sé lo que duele el abandono de un padre, pasar por un rechazo cara a cara que aunque responde a la pregunta «¿Quién es mi papá?» genera un dolor profundo. Sin saberlo, el crecer con un padre ausente género en mí inseguridad, baja autoestima y la creencia de que nunca ningún hombre podría quererme realmente; al menos no lo suficiente como para quedarse a mi lado.

¿Cómo perdonar a mi padre? – Enfrentando el abandono

Como primer paso lleva esa situación a Dios, sin filtro, sin decir «yo estoy bien», sino que te tomes un tiempo para analizar tus sentimientos. Incluso preguntarte «¿Cómo me hubiese gustado que fueran las cosas?», y dile a Dios eso que hay en tu corazón. Poco a poco irás avanzando hacia el perdón.

Una buena forma de evaluar cómo vamos es pensar lo siguiente: Si ahora mismo tu papá se apareciera en tu casa y te dice que necesita tu ayuda ¿Cómo reaccionarías? Eso te puede dar un buen indicio sobre cuál es la condición de tu corazón en ese momento y de si has logrado personar.

Si tienes que orar por esa situación todos los días durante 6 meses pidiéndole ayuda a Dios para perdonarlo, hazlo. El perdón no se logra de la noche a la mañana, ni en 1 semana, esta es una situación que tiene quizás toda tu vida y que incluso cambió tu manera de ver a las personas y de cómo te miras a ti mismo, así que no esperes un cambio inmediato.

Si no sabes qué es la oración ni cómo orar, te invito a leer el artículo ¿Qué es la oración?.

como perdonar a mi padre que me abandono

Si puedes llevar tu caso a un consejero o psicólogo (cristiano preferiblemente), te recomiendo hacerlo; a veces hay cosas en nuestros corazones que necesitamos hablarlas con otra persona y obtener herramientas y una perspectiva diferente para seguir avanzando en el camino hacia la sanidad.

Quiero comentar algo, y es que si eres mamá y tus hijos fueron abandonados por su papá, debes ser consciente de que una madre por mucho amor que le de a sus hijos jamás va a ser capaz de reemplazar a un padre; la falta de un padre deja una herida emocional profunda, especialmente en las niñas y esto hay que tratarlo desde que ellas están pequeñas; es algo del día a día, y tú eres una pieza clave en esto.

Otro paso es sacar lo que sientes como si estuvieras hablando con él. Si tienes la oportunidad de hablar directamente con él y decirle lo que sientes, puede ser algo bueno para ti si así lo consideras; de lo contrario, puedes escribirle una carta o imaginarte que lo tienes al frente y le dices todo lo que tienes por decir. El objetivo de la carta no es enviarla, el objetivo es sacar todo lo que te esté carcomiendo por dentro, cosas que quizás no eres consciente de que están porque tal vez has ignorado ese problema por mucho tiempo.

En mi caso decidí escribir una carta para mi papá tiempo después de que estuve orando por esa situación. Quizás fue un mes después de estar orando, porque sentí que Dios me guió a eso y puedo decir que después de escribirla sentí como si me hubiesen quitado un peso de encima. Al terminarla la leí y luego la quemé, porque a fin de cuentas nunca se la iba a entregar.

La decisión de perdonar

El perdón es una decisión, puede que no «sientas» perdonar a tu papá y que quizás estés leyendo este post solo porque quieres sentirte bien y la forma de lograrlo es tomando la decisión de perdonar.

Perdonar a un padre ausente es una de las mejores decisiones que podrás tomar en tu vida, no para beneficiarlo a él, sino para beneficiarte a ti mismo, para quitar esa carga pesada sobre tus hombros y la amargura y rabia que pueda estar en tu corazón.

Es por eso que hoy te digo: perdona a tu padre, serás libre y mucho más feliz después de haberlo hecho.

como perdonar a los padres

La Honra a los Padres

El último paso y quizás uno de los más difíciles (créeme me costó un montón), es entender a qué se refiere la Biblia cuando nos habla de honrar a nuestros padres. Efesios 6:2-3 dice lo siguiente: «Honra a tu padre y a tu madre —que es el primer mandamiento con promesa— para que te vaya bien y disfrutes de una larga vida en la tierra.».

Ni este versículo ni ningún otro que haga referencia a honrar a los padres dice que si los padres fueron buenos hay que honrarlos y sino entonces no. La Biblia no dice eso, el mandamiento es honrarlos independientemente de cómo fueron.

Honrar significa valorar, mostrar respeto y consideración hacia una persona; es decir, que si ves a tu papá en una situación precaria deberías tener consideración con él y ayudarle.

Quizás me digas «Andrea pero mi papá me abandono, no estuvo nunca conmigo, yo no le importo ¿Por qué debería importarme él a mí?»; esa pregunta se la hice a Dios muchas veces, y la respuesta es simplemente porque a Dios le importa tanto él como la condición de tu corazón. Quizás tú seas el instrumento que Dios use para mostrar su amor y misericordia para salvarlo.

No digo que debas hacer como si nada hubiese pasado, porque sí pasó y hay heridas que atender; solo te pido que medites en esto y que te dejes guiar por Dios al respecto.

Aunque podemos tener la ayuda de otras personas para sanar esta herida, no podemos sacar del proceso a Dios; Él conoce nuestro corazón mejor que nosotros mismos, sabe si dejamos algo escondido que no queremos sacar o si nos hemos olvidado de algo importante.

No estás solo en esta situación, aférrate a Dios porque Él desea mostrarte como es un verdadero Padre, uno que jamás abandona. Él es un Padre maravilloso que no tuvimos y que ahora sí tenemos.

¡Que Dios te bendiga!

Artículos relacionados:

¿Qué es la oración?
Aprende a orar con Jesús
El orgullo te está lastimando
¿Cómo salvar mi matrimonio?
¿Se puede perder la salvación?

¿Cómo superar el Abandono de un Padre?

Comparte:

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest
como estudiar la biblia

¡Bienvenido!

Mi nombre es Andrea Mijares, y comparto herramientas prácticas para que puedas vivir el Evangelio no solo los domingos, sino en cada área de tu vida, incluyendo tu matrimonio, maternidad, finanzas y más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *