Consejos para los Matrimonios Cristianos en Crisis

Un matrimonio no es tarea fácil, hay altas y bajas como todo en la vida, pero es importante recordar que el matrimonio es un pacto que realizamos con nuestra pareja ante Dios, y son los principios de Dios los que deben prevalecer en esta unión. Teniendo en mente esto, fue que escribí los siguientes consejospara los matrimonios cristianos en crisis; sin embargo, si tu matrimonio no está en crisis pero desean mejorar su matrimonio, estos consejos podrán ayudarte también.

En este artículo veremos los siguientes puntos:

  • Las bases de un buen matrimonio
  • Orar por el otro, pero sobre todo por tu corazón
  • Recordar las cosas buenas del otro
  • Evaluar la relación periódicamente (mi mejor consejo)
  • Reservar tiempo a solas
  • Ser cariñosos
  • No descuidar el sexo

La intención con este post es que al aplicar estos consejos, tengan una relación donde puedan reconocer los signos de alarma a tiempo y hacer algo al respecto; pero sobretodo que tengan una relación donde puedan sentirse plenos y felices, y para lograrlo debes ser intencional en lo que haces. Si solo lo haces por 1-2 semanas te aseguro que nada de esto funcionará porque en cuanto dejen de trabajar por su relación volverán a la crisis.

Es por esto que voy a compartir contigo algunos consejos para matrimonios en crisis que pueden transformar tu vida de pareja para siempre, y puedo decir eso porque transformaron mi matrimonio en uno mucho mejor

Ambos deben estar dispuestos a trabajar por su matrimonio, y si tu pareja no lo está, te aconsejo orar por él, para que Dios transforme su corazón y le permita valorar su matrimonio. En todo caso, si tú eres la única persona que desea arreglar su matrimonio, el orar y el que tu pareja vea un cambio en ti, puede ser lo que lo motive a trabajar en su relación.

Descargo de responsabilidad: Los consejos que encontrarás en esta página no son proporcionados por un profesional de la salud, son consejos basados en el estudio, experiencia y también en la Biblia.

como puedo salvar mi matrimonio

¿Cuáles son las bases de un buen matrimonio?

La Biblia nos enseña que debemos amar al prójimo como a nosotros mismos (Mateo 22:39) y también nos deja la enseñanza de la regla de oro, “Haz a los demás todo lo que quieras que te hagan a ti.” – Mateo 7:12a. 

En esto ya tenemos las bases para un buen matrimonio, porque los problemas en el matrimonio surgen porque pensamos solo en nosotros, en hacer las cosas a nuestra manera, y muchas veces pensamos que si no se hacen las cosas a nuestra manera entonces están mal hechas y no necesariamente es así, no nos ponemos en los zapatos del otro.

Si por ejemplo, tú te molestas porque a tu pareja se le quemó la comida y como respuesta tú le gritas y la insultas (ninguno de estos comportamientos son aprobados por la Biblia), ¿Te gustaría que hicieran lo mismo contigo? Estoy segura de que no te gustaría que te humillaran de esa manera, sino que te hablaran con respeto, de una buena forma, que te enseñen y que si fue un accidente te perdonen. Eso suena mejor, ¿cierto?. 

Cuando amamos a una persona, siempre queremos su bienestar, pero muchas veces las responsabilidades y problemas nos abruman, y permitimos que esto dañe nuestra relación, que es de los regalos más importantes que podemos tener. 

Incluso estamos tan enfocados en lo que el otro carece, que aún nos permitimos ser un mal ejemplo para nuestros hijos. Y estamos en un mundo donde ni el matrimonio ni la familia son valorados, que quieren acabar con ellos, y es cuando más que nunca debemos levantarnos y ser un buen ejemplo para nuestros hijos. No solo permaneciendo casados, sino siendo un matrimonio feliz, un matrimonio que represente a Dios en este mundo, y que en un futuro nuestros hijos no sean confundidos por doctrinas contrarias a la Palabra de Dios porque crean que el matrimonio es lo peor que les pueda pasar en la vida.

Además de esto, la competencia debe desaparecer de nuestro matrimonio. Es tonto y muy dañino competir por quien gana más, quien tiene mejores amigos y cosas así. La Palabra nos enseña que somos una sola carne y por ende deberíamos ser un equipo, uno que se ayude el uno al otro, que se motive el uno al otro y que le ayude a ser mejor. La competitividad dentro del matrimonio solo trae destrucción, porque también está llena de orgullo, y el orgullo nos destruye a nosotros y a quienes amamos.

consejos para un matrimonio

Consejos para matrimonios cristianos en crisis

No creas la mentira de que un matrimonio cristiano puede ser malo. No, un matrimonio cristiano siempre debería ser bueno. Que claro que pasamos por momentos de dificultad, donde discutimos, ¡Claro que sí! Pero esto no debe convertirse en la norma en nuestro matrimonio porque la Biblia continuamente nos enseña a amar, a perdonar, y a no llevar un registro de las fallas del otro.

Recuerda que Dios aborrece el divorcio (Malaquias 2:16), y por ende debemos esforzarnos por tener un buen matrimonio, no por “aguantar” un mal matrimonio. Aguantar un mal matrimonio no glorifica a Dios, y en todo lo que hagamos debemos glorificar su nombre (1 Corintios 10:31), arreglarlo por el contrario sí lo glorifica y de gran manera.

Así que veamos estos consejos cristianos para matrimonios en crisis, que sé que si los aplican no solo en estos momentos sino aún cuando ya hayan superado la crisis, van a ser un matrimonio pleno y muy feliz.

consejos para el matrimonio en crisis

Ora por el otro, pero también por tu corazón

Sé que quizás te suene trillado el decirte que ores, pero es necesario. Muchas veces nuestra principal oración en esos tiempos de crisis es “Señor, cámbialo”, pero debería ser “Señor, cámbiame”. No estoy diciendo que tu pareja no tenga nada que cambiar, estoy segura de que sí, pero al igual que él o ella, tú también tienes cosas que cambiar. 

Quizás estás respondiéndole de mala gana, quizás estás siendo rudo en tus respuestas, quizás te estás preocupando demasiado por ciertas cosas, y en fin, todo va sumando y todo afecta. Es por ello la importancia de orar por tu corazón también, para que Dios te permita renovar el amor entre ustedes, para que puedan ver lo bueno que tiene el otro, para que puedas responder reconociendo que tu esposo también es un hijo de Dios y que deberías como vimos anteriormente, hacer con él como te gustaría que él hiciera contigo.

Y sí, sé que es difícil, pero deben decidir si están dispuestos a trabajar por su matrimonio o no. Pero si lo están, recuerden que Dios está interesado en ayudarles y apoyarles en su restauración.

Si no sabes cómo orar, te invito a leer mi post Entendiendo el Padre Nuestro, donde desgloso esa maravillosa guía de oración que nos dejó Jesús. Y también te invito a que te rodees de personas de oración que pueda ayudarte en este proceso.

como arreglar mi matrimonio

Recuerden las cosas buenas del otro y enfócate en ellas

Se enamoraron no de las cosas malas del otro, sino de las cualidades del otro. En la gran mayoría de casos esas cualidades siguen allí, solo que nos hemos enfocado tanto en las cosas negativas de la otra persona que las pasamos por alto, o incluso criticamos tanto al otro que ya no quiere mostrar esas cualidades con nosotros. Y es allí cuando pasa que la pareja es amable con los demás y no con nosotros, porque siente que de nada sirve porque no se siente valorado o apreciado.

Evalúen su relación periódicamente – Mi mejor consejo

Evaluar su relación les permitirá reconocer las cosas en las que están fallando y en lo que necesita el otro también. Quizás te preguntes ¿Para qué hacerlo si es obvio que en todo vamos mal? Pues justo evaluarlo te va a ayudar a comprender a tu pareja y a él comprenderte a ti, conocer qué necesitan porque a veces no lo sabemos hasta que hacemos una evaluación y empezamos a darnos cuenta de que incluso hemos dejado de conocer a nuestra pareja.

Te recomiendo probar esta evaluación, en verdad es lo que a mi esposo y a mi nos ha ayudado muchísimo y lo seguimos haciendo porque no es algo para un mes y ya, sino que deberíamos hacerla siempre aunque estemos súper bien para mantener la relación. Es esto lo que ha permitido que nuestra relación sea cada vez mejor, porque es parte de cuidar el matrimonio.

Es muy importante ser intencionales con esta evaluación, puede hacerse 1 vez a la semana o cada 2 semanas. Si la hacen 1 ó 2 veces y ya, lo que hayan avanzado lo van a perder, toca ser intencionales, tómatelo en serio porque la plenitud como pareja depende de ser intencionales.

Mi recomendación es evaluar los 5 lenguajes del amor según Gary Chapman, y las 6 necesidades humanas básicas de acuerdo a Tony Robbins. Si no conoces a qué se refiere te dejé los links para que puedas entender a lo que estoy haciendo referencia.

Ten en cuenta que este tiempo de evaluación no es para discutir problemas, sino para entender lo que el otro nos está diciendo. Pelear por lo que el otro dice solo invalida su sentir, debemos evitar esto.

Durante la evaluación debemos mirarnos a los ojos y eliminar toda distracción, nada de estar en el teléfono o viendo la tele, es un tiempo de conexión y de intimidad.

oracion para los matrimonios en crisis

Reserven tiempo a solas

Sé por experiencia que cuando se tienen niños es difícil tener tiempo a solas, y es bastante fácil dejarlo pasar, pero no debemos, como dije al inicio del post tenemos que ser intencionales, y esto involucra ponernos de acuerdo para tener tiempo a solas continuamente, donde podamos compartir, reirnos, hacer cosas que nos gusten, tener citas y más.

Si no tienes la posibilidad de salir sin los niños, entonces reserven tiempo para ustedes dentro de casa donde puedan tomarse un café o un chocolate y simplemente conversar, bailar o lo que a ustedes les haga felices. Recuerden las cosas que les gustaban hacer cuando eran novios. Muchas veces son los detalles los que nos hacen más felices.

Sean cariñosos continuamente

Es fácil que con el apuro del día simplemente se saluden rápido, que hay que vestir a los niños para ir al colegio y en fin. Pero ser amorosos cambia las cosas.

Obviamente hay que tomar en cuenta cuál es el principal lenguaje de amor de cada uno de ustedes, pero les aseguro que el afecto no pasa desapercibido, es algo que les ayudará a sentirse más conectado el uno con el otro.

No descuiden el sexo

No se nieguen el uno al otro, a no ser de común acuerdo, y solo por un tiempo, para dedicarse a la oración. No tarden en volver a unirse nuevamente; de lo contrario, pueden caer en tentación de Satanás, por falta de dominio propio.” – 1 Corintios 7:5.

No permitas que pasen semanas o meses sin que tengan sexo. Esto debe ser una prioridad en nuestro matrimonio porque muchos de los problemas de pareja empiezan en esta área. 

Cuando hay frustración en esta área se siente en las otras áreas, y es más dificil la comunicación también. 

Escuchen el uno al otro y determinen juntos sus necesidades en esta área. Nadie debería decirles cuántas veces deberían tener sexo a la semana por ejemplo. Son ustedes como pareja quienes deben decidir esto. Y el conversar sobre esto y tomar decisiones al respecto, les ayudará a cultivar una mejor relación para ambos.

consejos para matrimonios en crisis cristianos

Palabras finales

Recuerden que los niños van a crecer y luego se irán de casa, quienes quedarán al final son ustedes dos como pareja. Muchas parejas después de que sus hijos se van de casa no se conocen, ya no saben qué le gusta al otro y no sienten que tengan algo en común. No permitan que esto pase con ustedes.

Un matrimonio cristiano debe ser uno lleno de amor, donde ambos puedan sentirse plenos y bendecidos por tenerse el uno al otro. Siempre habrán momentos que son difíciles, pero esto no quiere decir que esta deba ser la norma. 

Y si necesitan ayuda extra, vayan con un consejero cristiano; puede ser de mucha bendición para su matrimonio y su familia.

Que Dios bendiga su unión, les fortalezca y les guíe para dar los pasos adecuados para que ambos disfruten su matrimonio de la mano de Dios.

Artículos sugeridos

¿Cómo sanar la herida por el abandono de un padre?
Conoce cuál es tu propósito de vida
Aumenta tu fe en medio de la duda
Versículos bíblicos de ánimo
Aprende a interpretar tus sueños

¿Cómo recuperar mi matrimonio?

Comparte:

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest
como estudiar la biblia

¡Bienvenido!

Mi nombre es Andrea Mijares, y comparto herramientas prácticas para que puedas vivir el Evangelio no solo los domingos, sino en cada área de tu vida, incluyendo tu matrimonio, maternidad, finanzas y más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.