¿Cómo Saber si un Sueño Viene de Dios?

Es importante entender que nuestros sueños pueden provenir de 3 fuentes diferentes: De nuestra imaginación, de Dios y del enemigo. Debemos tomar en cuenta nuestra imaginación porque en ocasiones nosotros mismos podemos generar un sueño y pensar que viene de Dios o del enemigo, como si solo existieran 2 fuentes, cuando en realidad existen 3, y tenerlas todas presentes es vital para responder correctamente a la pregunta ¿Cómo saber si un sueño viene de Dios?

Lo principal para identificar la fuente de un sueño es nuestra relación con Dios, porque de eso depende nuestro discernimiento. Sin embargo, aquí voy a compartir contigo algunas cosas que puedes tener presente para identificarlos.

como saber si un sueño proviene de dios

Sueños que provienen de la imaginación

El cerebro humano puede ser susceptible a las repeticiones, y es por ello que si continuamente nos encontramos pensando en algo una y otra vez, probablemente terminemos soñando con eso. 

Si por ejemplo, tú estás pensando continuamente en que quisieras tener un carro, y buscas diversas marcas y modelos de carros a lo largo de tus días, es muy probable que termines soñando con que te compras un carro o un sueño similar, y puede que termines diciendo «wow, Dios me ha mostrado que me voy a comprar un carro», cuando la realidad es que simplemente fueron tus continuos pensamientos acerca de comprar un carro.

Así que como recomendación, siempre es importante analizar que cuando soñemos con algo, observemos que si hemos estado pensando en algo similar continuamente, porque de ser el caso, entonces lo mejor será descartar esos sueños pues lo más probable es que provengan de una fuente humana y no divina.

discernimiento espiritual

Sueños que provienen de Dios

Muchas veces las personas creen que si un sueño es una pesadilla entonces proviene del diablo, y no siempre es el caso.

Hay momentos donde Dios nos puede hablar tanto a través de sueños lindos, como a través de pesadillas donde nos advierte de situaciones complejas y difíciles para que nosotros estemos alertas, oremos y actuemos sobre esas situaciones, pues son una revelación de los planes del enemigo en contra de nuestras vidas, nuestra familia, la iglesia o incluso en contra de una nación.

Dios nos puede dar sueños donde nos da una promesa, donde le vemos; y por lo general estos sueños generan una impresión tan profunda en nuestro corazón y espíritu, que simplemente no nos queda duda de que provienen de Dios, y esto es clave en este tipo de sueños, nuestro espíritu debe darnos testimonio de que realmente esos sueños provienen de nuestro Padre.

sueños que provienen de dios

Sueños que provienen del enemigo

Para identificar la fuente de los sueños también es importante tener discernimiento, porque así como en el punto anterior, también es importante recordar que el diablo también se puede mostrar como ángel de luz (2 Corintios 11:14), así que no necesariamente porque un sueño sea bueno proviene de Dios. 

He tenido sueños donde supuestos «profetas de Dios» me han dado palabras, pero estas palabras no han provenido de Dios, y el discernimiento de espíritu es la clave en esto. Porque por el contexto del sueño al ser en una iglesia y con una profeta yo pude decir «listo, esto es de Dios», pero solo el discernimiento fue lo que me ayudó a rechazar una palabra que provenía de Satanás. 

También hay sueños donde claramente podemos ver que es el enemigo atacándonos. Este tipo de sueños son más conocidos como ataques espirituales donde podemos vernos enfrentándonos con animales o incluso demonios. Este tipo de sueños no deben ser comunes en nuestras vidas, en caso de serlo, probablemente nos estemos enfrentando a un problema espiritual que debe ser resuelto en una sesión de liberación.

sueños que provienen del enemigo

La clave más importante

Lo más importante para saber cuando un sueño proviene de Dios o no, es el discernimiento.

Y es importante reconocer que no importa cuánto conocimiento tengamos, o de quienes estemos rodeados, hay cosas que simplemente ocurren en la presencia de Dios, por la intimidad con Dios, y que de otra forma no las vamos a obtener, y el discernimiento es una de estas cosas. 

Si bien una persona con discernimiento puede orar por nosotros para impartirnos ese don; sin embargo, para ejercitar realmente el don hay que permanecer conectados a Dios, de lo contrario no va a funcionar.

A veces estamos tan acostumbrados a que todo sea instantáneo, a no esforzarnos por las cosas, que nos perdemos de lo hermoso que Dios tiene para nosotros en su presencia. Los dones espirituales como cualquier don físico, hay que ejercitarlos, y esto empieza en la presencia de Dios, y al exponernos en situaciones donde Dios nos está llamando a que estemos.

Artículos sugeridos

Comparte:

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest
como estudiar la biblia

¡Bienvenido!

Mi nombre es Andrea Mijares, y comparto herramientas prácticas para que puedas vivir el Evangelio no solo los domingos, sino en cada área de tu vida, incluyendo tu matrimonio, maternidad, finanzas y más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.